Nódulo pulmonar

Un nódulo pulmonar es una pequeña área anormal que a veces se encuentra durante una tomografía computarizada del tórax. Estas exploraciones se realizan por muchas razones, como parte de la detección del cáncer de pulmón o para examinar los pulmones si tiene síntomas.

La mayoría de los nódulos pulmonares que se observan en las tomografías computarizadas no son cancerosos. Con mayor frecuencia, son el resultado de infecciones antiguas, tejido cicatricial u otras causas. Pero a menudo se necesitan pruebas para asegurarse de que un nódulo no sea cáncer.

Si tiene un nódulo pulmonar

La mayoría de las veces, el siguiente paso es repetir la tomografía computarizada para ver si el nódulo está creciendo con el tiempo. El tiempo entre exploraciones puede variar desde unos pocos meses hasta un año, dependiendo de la probabilidad de que su médico piense que el nódulo podría ser cáncer. Esto se basa en el tamaño, la forma y la ubicación del nódulo, así como en si parece sólido o lleno de líquido. Si una exploración repetida muestra que el nódulo ha crecido, es posible que su médico también desee obtener otro tipo de prueba por imágenes llamada tomografía por emisión de positrones (PET), que a menudo puede ayudar a determinar si se trata de cáncer.

Si las exploraciones posteriores muestran que el nódulo ha crecido, o si el nódulo tiene otras características preocupantes, su médico querrá obtener una muestra para detectar células cancerosas. A esto se le llama biopsia . Esto se puede hacer de diferentes maneras:

  • El médico puede pasar un tubo largo y delgado (llamado broncoscopio ) por la garganta hasta las vías respiratorias de los pulmones para llegar al nódulo. Se puede usar una pequeña pinza en el extremo del broncoscopio para obtener una muestra del nódulo.
  • Si el nódulo está en la parte exterior del pulmón, el médico puede pasar una aguja hueca y delgada a través de la piel de la pared torácica (con la guía de una tomografía computarizada) y dentro del nódulo para obtener una muestra.
  • Si existe una mayor probabilidad de que el nódulo sea cáncer (o si no se puede alcanzar el nódulo con una aguja o un broncoscopio), se puede realizar una cirugía para extirpar el nódulo y parte del tejido pulmonar circundante. A veces, también se pueden extirpar partes más grandes del pulmón.

Después de la biopsia

Una vez realizada la biopsia, un médico llamado patólogo examinará de cerca la muestra de tejido en el laboratorio . El patólogo revisará la biopsia en busca de cáncer, infección, tejido cicatricial y otros problemas pulmonares. Si se encuentra cáncer, se realizarán pruebas especiales para determinar qué tipo de cáncer es. Si se encuentra algo diferente al cáncer, el siguiente paso dependerá del diagnóstico. A algunos nódulos se les hará un seguimiento con una tomografía computarizada repetida en 6 a 12 meses durante algunos años para asegurarse de que no cambien. Si la biopsia del nódulo pulmonar muestra una infección, es posible que lo envíen a un especialista llamado médico especialista en enfermedades infecciosas para que realice más pruebas. Su médico decidirá el siguiente paso, según los resultados de la biopsia.

La importancia de esta entidad radica en que los cánceres pulmonares que se detectan en esta etapa, si son intervenidos quirúrgicamente tienen un pronóstico relativamente bueno por tratarse, generalmente, de formas iniciales. Salvo que existan elementos muy seguros de benignidad, que no son frecuentes, la conducta para no perder la ocasión de intervenir en una etapa operable si es cáncer, y de evitar una operación innecesaria si el nódulo es benigno, es compleja y propia de un especialista.La responsabilidad del clínico general es referirlo sin demora.

En síntesis: el estudio de un NPS debe conducir a una cirugía, sin retrasos innecesarios, en todas las neoplasias potencialmente curables, y evitar la toracotomía exploradora en aquellas lesiones benignas que no se beneficiarán con la resección.

Esta patología es la mas indicada para ser tratada por Toracoscopía Videoasistida, siempre y cuando la evidencia demuestre la ausencia de metástasis o compromiso ganglionar mediastinal.

Si tiene alguna consulta, no dude en llamarnos y obtener una cita presencial o virtual.

Dr. Víctor Gómez Ponce experto en Quiste hidatídico pulmonar

El Dr. Víctor Gómez Ponce es cirujano torácico especializado en los procesos patológicos que afectan a toda la cavidad torácica, en concreto a los bronquios, costillas, diafragma, esófago, mediastino, pleura, pulmones y tráquea.

Experiencia profesional y desarrollo académico lo convierten en uno de los más reconocidos cirujanos peruanos.

Se ha desempeñado como presidente del cuerpo médico del Hospinal Nacional Guillermo Almenara y jefe del servicio de Cirugía de Tórax de la misma institución. Además es miembro de la Sociedad Peruana de Cirugía de Tórax y Cardiovascular, de la Academia Peruana de Cirugía, de la Asociación Peruana de Transplantes de Órganos y Tejidos, y de prestigiosas organizaciones internacionales.