Hiperhidrósis

La hiperhidrosis es un trastorno común que produce mucha infelicidad. Se estima que entre el 2% y el 3% de los estadounidenses sufren de sudoración excesiva en las axilas o en las palmas y plantas de los pies. Los problemas de las axilas tienden a comenzar al final de la adolescencia, mientras que la sudoración de la palma y la planta a menudo comienza antes, alrededor de los 13 años. Si no se tratan, estos problemas pueden continuar durante toda la vida.

Sudar es vergonzoso, complica las interacciones comerciales y sociales. Los casos graves también pueden tener graves consecuencias prácticas, lo que dificulta que las personas que la padecen sostengan un bolígrafo, agarren el volante de un automóvil o se den la mano.

Es una afección médica por la cual una persona suda excesivamente y de manera impredecible. Las personas con hiperhidrosis pueden sudar incluso cuando la temperatura está fresca o cuando están en reposo.

Causas

La sudoración ayuda al cuerpo a permanecer fresco y, en la mayoría de los casos, es perfectamente natural. Las personas sudan más en temperaturas cálidas, cuando hacen ejercicio o en respuesta a situaciones que las hacen poner nerviosas, furiosas, avergonzadas o temerosas.

Sin embargo, la sudoración excesiva ocurre sin que se presenten tales desencadenantes. Las personas con hiperhidrosis parecen tener glándulas sudoríparas bastante activas. La sudoración incontrolable puede llevar a que se presente molestia significativa, tanto a nivel físico como emocional.

Cuando la sudoración excesiva afecta la cara y cuero cabelludo, las manos, los pies y las axilas, se denomina hiperhidrosis primaria o focal y afecta del 2 al 3% de la población, aunque menos del 40% de los pacientes con dicha afección busca asesoría médica. En la mayoría de los casos de hiperhidrosis primaria, no se puede encontrar la causa, y es un padecimiento que parece darse en familias.

¿Cuál es el tratamiento para la hiperhidrosis?

Las causas y los desencadenantes de la hiperhidrosis, seguida de un tratamiento, pueden lograr buenos resultados y una mejor calidad de vida.

Generalmente procede de la siguiente manera:

  • Los antitranspirantes contienen una dosis baja de sal metálica, generalmente se prueban primero porque están fácilmente disponibles. Los antitranspirantes que contienen cloruro de aluminio (por ejemplo, Certain Dri) pueden ser más eficaces cuando otros antitranspirantes han fallado.
  • Antitranspirantes de prescripción médica , que contienen cloruro de aluminio hexahidratado.
  • Iontoforesis , un dispositivo que hace pasar agua del grifo ionizada a través de la piel utilizando electricidad directa.
  • Los medicamentos orales , los anticolinérgicos reducen la sudoración.
  • Botox (toxina botulínica) -A , ha sido aprobado en los EE. UU. Por la FDA para tratar la sudoración axilar (axilar) excesiva.
  • MiraDry . Esta técnica utiliza energía de microondas para matar permanentemente las glándulas sudoríparas.
  • Láseres . Los láseres pueden apuntar y matar las glándulas sudoríparas de las axilas.
  • Cirugía. Un procedimiento llamado simpatectomía torácica puede considerarse como último recurso.

Simpatectomía torácica endoscópica (STE)

  • En casos graves, se puede recomendar un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo, llamado simpatectomía, cuando otros tratamientos fallan. Este procedimiento cierra la señal que le ordena al cuerpo sudar excesivamente y, por lo general, se lleva a cabo en pacientes cuyas palmas de las manos sudan mucho más copiosamente de lo normal. También se puede utilizar para tratar la sudoración extrema de la cara. La STE  funciona igual de bien para aquellas personas con sudoración excesiva en las axilas.
  • Actualmente  nuestra casuística supera ampliamente a la de muchos grupos latinoamericanos: más de cuatro mil casos operados desde el año 2001.

Si tiene alguna consulta, no dude en llamarnos y obtener una cita presencial o virtual.

Dr. Víctor Gómez Ponce experto en Quiste hidatídico pulmonar

El Dr. Víctor Gómez Ponce es cirujano torácico especializado en los procesos patológicos que afectan a toda la cavidad torácica, en concreto a los bronquios, costillas, diafragma, esófago, mediastino, pleura, pulmones y tráquea.

Experiencia profesional y desarrollo académico lo convierten en uno de los más reconocidos cirujanos peruanos.

Se ha desempeñado como presidente del cuerpo médico del Hospinal Nacional Guillermo Almenara y jefe del servicio de Cirugía de Tórax de la misma institución. Además es miembro de la Sociedad Peruana de Cirugía de Tórax y Cardiovascular, de la Academia Peruana de Cirugía, de la Asociación Peruana de Transplantes de Órganos y Tejidos, y de prestigiosas organizaciones internacionales.