Neumotórax

Diagnóstico

El neumotórax generalmente se diagnostica mediante una radiografía de tórax. En algunos casos, podría ser necesaria una exploración por tomografía computarizada para brindar imágenes más detalladas. También se puede usar una ecografía para identificar un neumotórax.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento de un neumotórax es aliviar la presión en el pulmón para permitirle que se expanda nuevamente. Dependiendo de la causa del neumotórax, un segundo objetivo puede ser evitar las reapariciones. Los métodos para lograr estos objetivos dependen de la gravedad del colapso pulmonar y, a veces, de su estado de salud general.


Las opciones de tratamiento pueden incluir observación, aspiración con aguja, inserción de sonda torácica, reparación no quirúrgica o cirugía. Es posible que recibas una terapia de oxígeno complementario para acelerar la reabsorción de aire y la expansión pulmonar.

Aspiración con aguja o inserción de sonda pleural

Si una zona más grande de tu pulmón ha colapsado, es posible que se utilice una aguja o una sonda pleural para eliminar el exceso de aire.

  • Aspiración con aguja. Se inserta una aguja hueca con una pequeña sonda flexible (catéter) entre las costillas para llegar al espacio lleno de aire que está presionando el pulmón colapsado. El médico retira la aguja, conecta una jeringa al catéter y extrae el exceso de aire. Es posible que el catéter se deje por unas horas para asegurarse de que el pulmón se vuelva a expandir y el neumotórax no se repita.
  • Inserción de sonda pleural. Se inserta una sonda pleural flexible en el espacio lleno de aire y se puede conectar a un dispositivo de válvula unidireccional que extrae el aire de la cavidad torácica de forma continua hasta que el pulmón vuelve a expandirse y sana.

Reparación no quirúrgica

Si la sonda pleural no logra expandir el pulmón, las opciones no quirúrgicas para cerrar la fuga de aire pueden incluir:

  • Utilizar una sustancia para irritar los tejidos que rodean el pulmón de manera que se peguen y sellen cualquier fuga. Esto se puede hacer a través de la sonda pleural, o también se podría hacer durante la cirugía.
  • Extraer sangre del brazo y colocarla en la sonda pleural. La sangre crea un parche fibrinoso en el pulmón (parche de sangre autólogo), que sella la fuga de aire.
  • Pasar una sonda delgada (broncoscopio) por la garganta hasta los pulmones para observar los pulmones y las vías respiratorias y colocar una válvula unidireccional. La válvula permite que el pulmón se vuelva a expandir y que la fuga de aire sane.

Cirugía

Algunas veces, es posible que sea necesario hacer una cirugía para cerrar la fuga de aire. En la mayoría de los casos, la cirugía puede hacerse a través de pequeñas incisiones, con una pequeña cámara por fibra óptica y herramientas quirúrgicas estrechas de mango largo. El cirujano buscará el área de filtración o la ampolla de aire rota y la cerrará.

En pocas ocasiones, el cirujano tendrá que hacer una incisión más grande entre las costillas a fin de tener un mejor acceso a fugas de aire más grandes o a varias fugas.

El neumotórax espontáneo, primario y secundario, representa una parte importante del volumen de pacientes atendidos en un servicio de cirugía torácica. El neumotórax espontáneo primario (NEP) constituye además un problema socioeconómico de especial magnitud al afectar a un sector de población en edades comprendidas entre los 20 y los 40 años. A pesar de esto, las actitudes terapéuticas de los diferentes servicios médicos y quirúrgicos resultan discrepantes.

Diversas guías clínicas destinadas a resolver este problema coinciden en indicar la cirugía, en los casos de neumotórax espontáneo recidivante(segundo episodio), neumotórax contralateral, neumotórax bilateral simultáneo y fuga aérea prolongada (aquella que dura más de 5 días). Aunque discutidas, las indicaciones en el segundo episodio ipsolateral o primero contralateral se basan en el análisis estadístico del riesgo de recidiva por número de episodios.

A pesar de que éste también es un foco de controversia, la cirugía videotoracoscópica (CVT) se considera el tratamiento de elección en el NEP. Según el Estudio Multicéntrico Español de Cirugía Videotoracoscópica, el neumotórax espontáneo es la indicación en casi la mitad de CVT practicadas en la actualidad. Suele ser un procedimiento bien tolerado por la pacientes, ambulatorio y con excelentes resultados comparado con la cirugía convencional.

Si tiene alguna consulta, no dude en llamarnos y obtener una cita presencial o virtual.

Dr. Víctor Gómez Ponce experto en Quiste hidatídico pulmonar

El Dr. Víctor Gómez Ponce es cirujano torácico especializado en los procesos patológicos que afectan a toda la cavidad torácica, en concreto a los bronquios, costillas, diafragma, esófago, mediastino, pleura, pulmones y tráquea.

Experiencia profesional y desarrollo académico lo convierten en uno de los más reconocidos cirujanos peruanos.

Se ha desempeñado como presidente del cuerpo médico del Hospinal Nacional Guillermo Almenara y jefe del servicio de Cirugía de Tórax de la misma institución. Además es miembro de la Sociedad Peruana de Cirugía de Tórax y Cardiovascular, de la Academia Peruana de Cirugía, de la Asociación Peruana de Transplantes de Órganos y Tejidos, y de prestigiosas organizaciones internacionales.

Definición